Cómo hablar con tu jefe sobre tu plan de desarrollo profesional
Desarrollo profesional

Conversación de carrera: cómo hablar con tu jefe sobre tu plan de desarrollo profesional

el conocimiento

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

En el pasado, hablar sobre tu plan de carrera era una conversación que esperabas pasivamente tener con el Departamento de Recursos Humanos, pues eran ellos los dueños de dicho proceso en las empresas. El Gerente de dicha área sabía con precisión, cuáles eran las competencias y los requisitos necesarios para cada posición en la empresa, por lo que era quien mejor conocía cuál debía ser la ruta de carrera para cada empleado. Además, al hablar de plan de carrera, siempre se hacía referencia a movimientos verticales dentro de la jerárquica estructura organizacional. Sin embargo, todo esto ya es, como dije al inicio, cosa del pasado.

Hoy en día, las empresas son cada vez menos jerárquicas, existen metodologías de trabajo donde todos, en algún momento, pueden asumir el rol de liderazgo sin ser necesariamente el gerente del departamento y, finalmente, la tecnología nos ha enseñado que los roles que hoy conocemos pueden no existir mañana, o incluso existirán unos nuevos que hoy desconocemos. Por lo anterior, entre muchas otras razones, cobra mayor importancia una conversación de nuestro plan de carrera con nuestro jefe, bajo una óptica amplia, viendo oportunidades, no solo hacia posiciones más altas, sino en movimientos horizontales donde nuevas responsabilidades y retos impliquen nuevos aprendizajes, y en consecuencia, desarrollo profesional.

Business meeting

Qué es una conversación de carrera

Una conversación de plan de carrera es un diálogo que se da entre el empleado y su supervisor acerca de su desarrollo profesional dentro de la empresa. De hecho, no es solo una, más bien son una serie de conversaciones que se van dando con el fin de afinar y dar seguimiento a las acciones que se definan en cada diálogo. Si bien la conversación inicial es con el supervisor inmediato, a lo largo del plan, se van incorporando otras personas de la organización que podría jugar el papel de “mentor” o “coach”. 

Según un estudio de Right Management, 64% de los encuestados indicaron tener muy poco o ninguna conversación de carrera con sus supervisores. Sin embargo, un 89% indicó que creen ser ellos mismos los responsables de su propio desarrollo de carrera. ¿Cómo se explica un alto porcentaje sintiéndose responsable, pero a la vez, con pocas oportunidades de conversaciones al respecto? En mi opinión, pienso que pocas personas saben cómo gestionar estas conversaciones y siguen esperando que sea el supervisor quien las coordine, cuando en realidad, como veremos más adelante, tu mismo como empleado, puedes poner en marcha estas conversaciones.

¿En qué se diferencia una conversación de plan carrera, con respecto a una sobre plan de desempeño y sobre revisión de desempeño?

Existen diferentes tipos de reuniones, con nuestro supervisor, cuando se trata de desempeño y carrera profesional. Por ello, antes de avanzar, comprendamos qué distinguen unas de otras. Ya definimos en qué consiste un diálogo de carrera, veamos entonces por qué es diferente al diálogo de plan de desempeño y al diálogo de revisión de desempeño:

Conversación sobre Plan de desempeño

Esta conversación, o reunión, se centra en el PRESENTE, sobre las metas y responsabilidades dentro de tu rol actual. Específicamente, ayuda a definir un plan que te guíe en un mejor desempeño a futuro pero dentro de la posición que hoy ocupas. Tu responsabilidad es poner en práctica el plan de forma inmediata y ofrecer resultados en la fecha fijada para la revisión de los avances alcanzados. Puedes proponer acciones concretas, pedir apoyo, aclarar dudas, solicitar entrenamiento, etc. Todo ello a fin de lograr subir tu nivel actual de desempeño.

Conversación sobre Revisión de desempeño

Esta conversación se centra en el PASADO, sobre los objetivos alcanzados dentro de un ciclo determinado, también, sobre tu rol actual. Es lo que comúnmente conocemos como revisión anual de desempeño y que en muchos casos ya se realiza con una mayor frecuencia en las empresas (lo que llaman “ongoing feedback”). El objetivo es evaluar lo que fue tu desempeño, ofrecerte reconocimiento por los logros alcanzados y feedback sobre aquello que pudiste haber hecho mejor. Por lo general, a esta conversación le sigue una sobre plan de desempeño.

Cómo prepararte para la conversación inicial

Siendo un proceso que puede significar varias conversaciones, es fundamental que inicies con muy buen pie la primera de ellas. Son varios los aspectos que debes considerar antes de convocar la reunión. Te preguntarás: “¿Convocar yo la reunión?”. Si, la reunión la debes convocar tú, pues precisamente el paso inicial es adueñarte del proceso.

Hazte

Esto requiere, básicamente, de entender que el mayor responsable de tu desarrollo de carrera no es ni tu jefe, ni Recursos Humanos, eres tú. Para ello, debes saber que el hacerte responsable, significa invertir tiempo en ello, comprometerte y tener la confianza de que podrás hacerlo. Por mi experiencia sé que muchas personas fracasan en su plan de carrera por falta de compromiso, y creer que otros le entregarán un muy estructurado y perfecto plan con el “paso a paso” de qué hacer. Quizás así lo leas en muchos libros de teoría, pero la realidad es otra. Piensa con toda sinceridad si podrás invertir tiempo, esfuerzo y dedicación a un plan de carrera, y una vez que tomes la decisión, entonces sí, ¡avanza!

Ten claridad

El momento en el que Alicia en el País de las Maravillas se encuentra con el Gato de Cheshire, describe claramente la importancia de tener claridad del objetivo antes de definir los pasos a seguir:

– “Podría decirme, por favor, qué camino debo tomar desde aquí” – preguntó Alicia

– “Eso depende, en gran medida, de adónde quieras ir” -dijo el Gato

– “Eso no me importa mucho”, dijo Alicia

– “Entonces no tienes problema con el camino que cojas”

Tómate un tiempo en revisar qué quieres hacer en el futuro, qué te ves haciendo en unos años. No te detengas en pequeños detalles o en nombre de posiciones, más bien piensa en aspectos generales para lograr tener una visión de lo que quieres llegar a ser. 

Las siguientes preguntas te podría ayudar a definir un poco más tu visión:

¿Quisieras…

…gestionar personas o más bien prefieres mantenerte como un contribuidor individual (individual contributor)?

…trabajar con clientes de mayor perfil o más importantes?

…conocer una nueva área o convertirte en un experto dentro de tu área actual?

…desarrollar algunas competencias en particular?

…alcanzar una posición de mayor jerarquía o una posición similar a la actual, pero con diferentes proyectos y desafíos?

Encuentra

Evidentemente, tienes que saber (o al menos tener cierta seguridad), de que tu visión es factible de alcanzar dentro de la empresa en la que te encuentras. Para ello debes identificar 3 aspectos fundamentales que, al confluir, permitirán encontrar cuál es el valor mutuo entre tú como empleado y la empresa. Revisemos cada aspecto:

Interés y motivaciones: parte del éxito que alcances en una posición, rol o proyecto, está directamente relacionado con el interés y motivación que tengas en él. Si aquello que te interesa no está presente dentro de la empresa, difícilmente te sentirás motivado a trabajar en lo que se te asigne. Por ello, es importante que identifiques cuáles son tus áreas de interés y si existen en la organización. Por ejemplo, si estás interesado en desarrollar una carrera de auditor y trabajas en una pequeña empresa de producción agrícola, tus intereses no van en línea con la misión de la empresa. 

Necesidades de la organización:  todas las empresas tienen determinadas necesidades a cubrir a fin de alcanzar su visión. Entre dichas necesidades está el contar con el talento para desarrollar funciones que les permitirá alcanzar sus objetivos, y, por ende, dicha visión. Es importante que identifiques cuáles son las necesidades de la empresa para asegurar que tu interés, no solo están presentes en la empresa (como indiqué en el punto anterior) sino que, además, cubre necesidades de la empresa. 

Habilidades y competencias: este último aspecto consiste en identificar qué competencias posees que garantizan el éxito de roles y funciones de tu interés, alineados a la vez, con cubrir necesidades de la organización. Para la reunión sobre plan de carrera que tendrás, debes tener identificadas cuáles son tus fortalezas, tus áreas a mejorar y, cómo podrás contribuir en roles futuros dentro de la empresa. 

Como vemos en el Diagrama de valor Mutuo, el punto de confluencia entre estos 3 elementos es donde se concentra el valor mutuo entre tú y la organización. Si tus intereses están en línea con las necesidades de la organización, y además posees las competencias y las habilidades, en al menos un mínimo nivel de desarrollo, estarás listo para discutir sobre ello con tu supervisor y sentar las bases de tu plan de desarrollo de carrera.

Claves para una conversación inicial exitosa

La primera conversación que tengas con tu jefe o supervisor definirá en gran medida cómo serán las siguientes y el impulso que desde el inicio podrás tener para continuar. Por ello es fundamental que cumplas con las siguientes claves para garantizar este éxito inicial.

1. Define el objetivo de la reunión

Debes ser tú quien convoque a la reunión (aunque por supuesto, si es política de la empresa este tipo de reuniones con regularidad entre supervisor y empleado, puedes esperar tu próxima cita). Para ello, define una hora y fecha en la que sepas que podrán ambos concentrarse bien en la reunión. Evita, por ejemplo, la última hora del día cuando ya estén cansados de la jornada laboral, o cercano a las fechas de entrega de reportes o resultados. Además, indica con precisión para qué estás convocando a tu jefe, describiendo brevemente que deseas tener un primer acercamiento sobre el tema. Esto le dará oportunidad a tu supervisor a prepararse para la sesión. 

2. Describe con claridad tu visión

Conversa con total claridad cuáles son tus expectativas de desarrollo profesional, cómo te ves en unos años, qué aspiras alcanzar. Basa tu descripción sobre el valor mutuo entre tú y la empresa que previamente analizaste. Apoya tu discurso sobre logros alcanzados, objetivos cumplidos etc. Adicionalmente, y con humildad, reconoce las áreas que debes trabajar y qué planes tienes al respecto. Lleva esta parte de la reunión hacia un diálogo, y permite que tu jefe te haga preguntas e indague más sobre ti y lo que esperas. 

3. Haz preguntas y escucha activamente

Es importante que escuches lo que piensa tu jefe, para lo cual deberás hacer preguntas abiertas y así entender cuál es su punto de vista, qué sugerencias puede darte, que te propone, cómo ve tu plan de desarrollo. Escucha atentamente lo que pueda decir y toma nota de aspectos relevante que pueden servirte para la creación de tu plan o los siguientes pasos que el recomendaría dar.

4. Conduce la reunión

Tu convocaste a la reunión, por lo que es importante que también la guíes. Gestiona el tiempo evitando que se torne en una reunión excesivamente larga y poco productiva. Si percibes que tu jefe está completamente perdido en la reunión, céntrate solo en expresar tu visión y pide convocar a una siguiente sesión para así darle oportunidad a tu jefe que se prepare mejor. Si tu jefe desconoce los pasos a seguir o duda sobre lo que pueda aportar, indica que estarías abierto a planificar otra reunión en la que incorporen a otra persona de la empresa que pudiera guiarles.

5. Obtén el apoyo de tu jefe

Expresa lo importante que sería para ti el apoyo de él(ella) para lograr tu visión, dada su experiencia, o incluso como coach o mentor. Lograr este apoyo te permitirá tener una mayor transparencia sobre acciones y tareas que ejecutes orientadas a cumplir con el plan de carrera que definan a futuro, especialmente si ello implica tiempo y recursos.

6. Concreta los siguientes pasos

Procura no excederte del tiempo previsto para la reunión. Establece acuerdos y pasos siguiente. Lo anterior no necesariamente significa que deban terminar la conversación con un plan de desarrollo ya escrito. Si la reunión se concentró en expresar tu visión, un siguiente paso podría ser reunirse nuevamente para analizar el diagrama de valor mutuo, o hacer una tormenta de ideas sobre lo que podrías hacer a futuro dentro de la empresa, o invitar a alguien para que les oriente, e incluso un siguiente paso podría ser simplemente traer ideas de lo que podría contener un plan de carrera. Recuerda que siempre serán una serie de reuniones, no una sola conversación.

Una conversación de plan de carrera no debe ser una reunión excesivamente estructurada, cerrada y que te genere ansiedad o incomodidad. Por el contrario, debes convertirla en un diálogo abierto donde ambos puedan expresar sus puntos de vista y llegar a acuerdos en términos del valor mutuo.  Recuerda que tú eres el valor principal de la empresa, y aunque por ello no debes asumir una posición arrogante, piensa que debes hacerte dueño del proceso y responsabilizarte por cumplir los compromisos, tanto por tu propio desarrollo como por el aporte que agregues a la empresa en el camino.

Aixa Zerpa Coach de Desarrollo Profesional | Colaboradora de Empapelarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *